Observatorio astronómico

Desierto de la Tatacoa, Colombia

Mediante el diseño de un observatorio astronómico en el desierto de la Tatacoa en Colombia, uno de los mejores lugares del país para realizar dicha actividad, se busca explorar la relación entre la arquitectura y el paisaje.

Para lograr dicha exploración se indaga los tipos de relaciones existentes entre ambas instancias, partiendo desde el concepto del paisaje y su procedencia del lugar y de la interpretación obligada de un observador.

Se ve entonces que la relación visual es indispensable para entender el paisaje, y la arquitectura se puede convertir en un instrumento que permita la interpretación de su entorno, pasando de ser un componente del lugar a un instrumento generador de conocimiento a partir del estímulo de las sensaciones de quien le habita.

Finalmente, se propone el programa arquitectónico del observatorio astronómico como un proyecto óptimo para dicha exploración, al tener como fundamento el estudio del cielo, el cual hace parte esencial del paisaje.

Through the design of an astronomical observatory in the Tatacoa desert in Colombia, one of the best places in the country to realize this activity, it seeks to explore the relationship between architecture and landscape.

To achieve this exploration, it was investigated the types of relationships existing between both instances, starting with the concept of the landscape and its origin from the place and from the obligatory interpretation of an observer. Then, it is observed that the visual relationship is essential to understand the landscape, and the architecture becomes an instrument that allows the interpretation of its environment, from being a component of the place to an instrument, generating knowledge from the stimulation of sensations who inhabits it.

Finally, the architectural program of the astronomical observatory is proposed as an optimal project for this exploration, based on the study of the sky, which is an essential part of the landscape.

Localización observatorio Tatacoa

La distribución del programa se da en tres grupos; el observatorio profesional, el observatorio público y la zona de servicios. El observatorio profesional se diseña basándose en la conformación de un claustro, siguiendo el principio de introspección de los monjes en los monasterios. El claustro se descompone y se distribuye alrededor de la torre del telescopio principal. Alrededor se distribuyen las oficinas y las habitaciones de los astrónomos, resaltando siempre una relación más fuerte con el patio interior y un rechazo al paisaje exterior.

Observatorio la tatacoa

El observatorio público se contrapone al concepto del anterior. Una esfera flotando sobre un espejo de agua contiene el planetario, elemento de divulgación en el día. Alrededor se crea una pasarela que contempla la esfera levitante, el espejo que mira al cielo y el paisaje del desierto que le rodea. En tensión con la esfera, se ubica la torre del telescopio secundario, la cual levita también, pero se enlaza con la barra que conecta el proyecto en general. La intención en este punto del proyecto es resaltar los elementos del desierto (el cielo, las dunas, la vegetación, el horizonte) invitando al usuario a mirar el desierto sin ser consciente de esta acción.

Planetario tatacoa

Finalmente, la barra que conecta ambos núcleos contiene los elementos de servicio del proyecto. Los baños, el camping y el restaurante. Este último se eleva sobre la topografía, funcionando como mirador e invitando al usuario a contemplar el lugar de una manera panorámica. Por debajo de este volumen se dispone de una escalera-teatrino que remata en el desierto mismo e invita al usuario a explorarlo.

Restaurante tatacoa

El centro de observación y divulgación astronómica se proyecta como un complejo que sirve de antesala al visitante del desierto. Invita a su usuario a explorar el paisaje y el espacio mediante un ritual de preparación y acondicionamiento antes de acceder a los componentes esenciales del proyecto; los telescopios. El usuario entenderá que el paisaje no solo se contempla, sino que se interactúa con él, y de allí saldrá una experiencia y un estímulo a sus sensaciones que le producirá un conocimiento con el que no contaba antes de su visita.