La importancia de la luz en la arquitectura - Parte 1: La luz natural.

Le Corbusier, un maestro de la arquitectura moderna, solía decir que “la arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz”. Esta frase nos reitera un tema que es esencial, y es que la luz es la herramienta principal con la cual percibimos nuestro entorno. Es mediante la iluminación como podemos determinar las características de un espacio; su tamaño, su atmósfera, los colores, etc. Con base en esta premisa, he decidido crear este artículo, en donde te brindo a ti el conocimiento inicial para crear espacios increíbles en tu casa, estudio o local con solo usar la iluminación adecuada.

“la arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz”. Le Corbusier.

La luz es un elemento que debe ser pensado en nuestros proyectos, su importancia afecta directamente el confort de los espacios que diseñamos, y su correcto uso puede implicar que creemos un espacio lleno de experiencias agradables, o una bodega plana y simple.


Para poder hacer de la iluminación una herramienta que potencialice la atmósfera en nuestros espacios, te explicaré una serie de términos y las distintas posibilidades de iluminación que tenemos para usar. Comencemos.


Elementos arquitectónicos para aprovechar la iluminación natural


La luz natural siempre tendrá un mayor efecto positivo en nuestros espacios que la iluminación artificial. No solo nos permitirá ahorrar costos energéticos, sino que el contacto con la luz natural nos hace bien. Es por esto por lo que siempre debemos buscar la manera de sacar el máximo provecho a la luz del día con la que podemos contar. Para esto tenemos los siguientes dispositivos arquitectónicos que pueden sernos útiles:


Ventanería


Es evidente que las ventanas nos permitirán aprovechar la luz natural, pero lo importante de su uso en nuestros proyectos es la disposición, la proporción y la transparencia de estas. Para lograr captar la mayor cantidad de luz mediante las ventanas, debemos reconocer el recorrido del sol en el lugar en que nos encontramos. Puede parecernos lógico que el sol salga por el oriente y se esconda al occidente, sin embargo, el ángulo en que influye el sol varía según el lugar de la tierra en que nos encontremos.


Estando en Colombia, tenemos una iluminación ecuatorial, lo que aumenta el tiempo de luz cenital. Es por esto por lo que debemos aprovechar al máximo las mañanas y los atardeceres. Se Recomienda entonces disponer de ventanas que apunten a oriente y occidente, siendo preferible el sol matutino para las habitaciones y el sol poniente para las áreas sociales.


Las ventanas bien dispuestas pueden aprovechar el sol a las mejores horas del día, e incluso pueden convertirse en mobiliario. Sitio original de la imagen.


Ladrillos de vidrio


Un material que no usamos con frecuencia, pero que cuenta con un potencial en cuanto a iluminación y privacidad se refiere. A diferencia de una ventana, con la cual podemos enmarcar el paisaje y relacionarnos con el exterior, un muro de bloques de vidrio permitirá el paso de la luz sin comprometer la intimidad del interior al ser opacos y texturizados. Su opacidad y grosor nos permite filtrar la luz, además de brindar un aislamiento térmico eficiente y una textura que puede dar un estilo interesante a nuestros espacios. Si somos más atrevidos, podemos jugar con el color de los bloques, dando a nuestros proyectos ambientes más sugestivos.


Los muros de bloques de vidrio permiten el paso de la luz sin afectar la privacidad del espacio, logrando así ahorrar en iluminación artificial cuando no hay posibilidad de ventanas. Sitio original de la imagen.


Pérgolas y celosías


Aunque son más comunes en climas cálidos, el uso de estos elementos en climas fríos también brinda una variedad de posibilidades que no podemos pasar por alto. Si buscamos filtrar aún más la luz natural y crear elementos permeables con el exterior, los muros-celosías son una gran opción. Usualmente son creados con ladrillos, aunque podemos considerar también celosías de madera o metal, e incluso podemos pensar en mecanismos que permitan abrir y cerrar estos elementos según nuestras necesidades.


Las pérgolas, por otro lado, son elementos que nos permitirán recibir mayor luz cenital, de manera que nuestros espacios recibirán luz por más tiempo durante el día. Igual que las celosías, podemos contar con elementos sencillos como vigas de concreto o madera, o diseños más sofisticados que brinden mayor riqueza al espacio interior con un juego de sombras.


Las pérgolas con diseños dinámicos permiten la proyección de patrones en las sombras, aumentando la riqueza espacial del vacío que protege. Sitio original de la imagen.


Lucarnas o tragaluces


Otra manera de aprovechar la iluminación cenital es la lucarna o tragaluz. Aunque su modo más básico es un área traslúcida en la cubierta, la lucarna puede adquirir una riqueza arquitectónica mucho mayor, y al mismo tiempo crear efectos lumínicos más atractivos.


Una forma de mejorar el uso de los tragaluces es diseñarlos de tal modo que la iluminación no sea directa, efecto que solemos llamar “bolsillo de luz”, Aunque nuestro espacio estará iluminado, no podremos percibir el origen de la luz. Adicionalmente, así como con los bloques de vidrio, podemos otorgar colores a las lucernas y bolsillos para crear atmósferas más específicas.


Las lucarnas permiten el acceso de luz natural, y no necesariamente tienen que ser elementos evidentes en el espacio. Sitio original de la imagen.


Fosos de luz


Estos elementos son más útiles en edificios de varios niveles. Nos permitirá iluminar todos los pisos, así como espacios que no cuenten con fachada al exterior. Para aprovechar al máximo la luz de estos fosos podemos complementarlos con los elementos que ya he mencionado anteriormente. La desventaja de los fosos de luz es que su tamaño debe ser mayor entre más niveles tenga nuestro edificio, con el propósito de permitir llegar la luz hasta el primer piso. En caso tal que el foso no sea lo suficientemente grande, perderá su utilidad.


Como podemos ver, existen varias maneras de aprovechar la luz natural en nuestros proyectos. El proyecto ideal debe proponer diversas soluciones para hacer de nuestros espacios lo más agradable para sus usuarios, y la iluminación es protagonista en la mayoría de las decisiones que tomamos en el diseño arquitectónico. En el próximo artículo te comentaré sobre el uso de la iluminación artificial, aunque no es tan recomendable como la luz natural, puede ser una herramienta magnífica a la hora de crear atmósferas y ambientes específicos.


Si te gustó este artículo, no olvides dejar un like o compartirlo, será de gran ayuda para nosotros. ¡Hasta la próxima!


Sitio original de la imagen de portada.


#Arquitectura #Luz #Diseño

59 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo