¿Para qué nos sirve BIM? Una cuestión de innovación.

Dentro de las nuevas tendencias en el diseño y la construcción, el BIM está marcando la pauta. Las grandes empresas del sector empiezan a implementar la metodología en sus proyectos y, cada vez más, las pequeñas empresas tienen que hacer uso de los softwares de modelado y adaptarse a los nuevos protocolos para continuar siendo una parte activa de la construcción.


BIM (Building Information Modeling) traduce literalmente Modelado de la Información de la construcción. Es una metodología colaborativa que busca centralizar toda la información de un proyecto y el trabajo de sus colaboradores en un modelo tridimensional.

Sin embargo, es muy común ver que, acompañada de la voluntad de usar esta metodología, existe un gran desconocimiento del potencial que tiene la aplicación de BIM en un proyecto. Como hice mención en el artículo “¿Qué no es BIM?”, muchas veces los promotores de esta herramienta en las empresas se conforman con un modelo 3D gráficamente excepcional, pero sin nada de información.


Es por esto por lo que decido citar en este artículo las posibilidades que tenemos con la metodología dentro de un proyecto. Pero para llegar a esto, debo mencionar antes las Dimensiones BIM y sus características.


Dimensiones BIM


Para todo ser humano, es lógico que existan solo tres dimensiones (aparentemente), pero dentro del mundo BIM, las herramientas de modelado y coordinación se han planteado a partir de 7 dimensiones que cubren todas las necesidades de un proyecto, desde su etapa de diseño, hasta el momento en que se decide demoler o adecuar. A continuación, te explicaré más en detalle en qué consiste estas dimensiones:


1D: La idea.

El 1D en el mundo BIM representa los conceptos, es el instante previo a la representación de cualquier cosa. Es en esta dimensión donde se evalúan todas las condiciones del futuro proyecto, y se revisa la viabilidad de este.


2D: El plano.

Esta dimensión es muy familiar para nosotros, y es la más implementada en obras cuando no existe BIM. El uso de planos y vistas en 2D que nos permiten comprender parcialmente la configuración del proyecto.


3D: El modelo.

En este momento comenzamos a incursionar en el mundo BIM. El modelo 3D es una representación precisa de lo que será el proyecto. Nos permite comprender mejor el diseño y el comportamiento de los elementos. Con el 3D se realiza el proceso de coordinación de especialidades, confrontando los diseños y resolviendo las interferencias que puedan presentarse.


4D: El tiempo.

La representación gráfica del proyecto es apenas una pequeña parte de lo que implica la concepción de un edificio. Desde este punto la “i” de BIM se vuelve protagonista. En el 4D empezamos a nutrir el modelo 3D con los tiempos proyectados y ejecutados de construcción. Así pues, el modelo se convierte en una representación del proceso constructivo, permitiéndonos ver el avance de la obra antes siquiera de poner el primer ladrillo.


5D: El presupuesto.

Cuando ya contamos con una noción de un proyecto coordinado y planteado en un tiempo determinado, podemos considerar el costo de cada una de las actividades a realizar, desde los materiales hasta la mano de obra y todos los imprevistos que puedan surgir. En el 5D asignamos los precios al modelo 3D y 4D y así podemos determinar el costo que tendrá nuestro proyecto cuando tenga un avance específico.


6D: Sostenibilidad y análisis.

Con los efectos cada vez más evidentes de la crisis climática, poco a poco se vuelve más necesario la creación de edificios sostenibles y eco-amigables. El 6D es una etapa en la cual sometemos los diseños y los procesos de obra anteriormente desarrollados bajo la lupa del estudio energético.


El modelo comienza a ser una herramienta de análisis que permite entender el comportamiento del edificio, y tiene como resultado una adecuación de los sistemas técnicos, del diseño arquitectónico y de la construcción misma para un ahorro de recursos y un menor impacto ambiental en su entorno.


7D: Operaciones y mantenimiento.

La culminación del proyecto es la entrada en operación del edificio. Durante todo el proceso de diseño y construcción hemos acumulado una gran cantidad de información en el modelo 3D, que nos permite comprender el proyecto y su funcionamiento.


El uso de toda esta información en la operación y el mantenimiento de los sistemas facilitará considerablemente la toma de decisiones para los encargados de esta tarea, y permitirá a su vez seguir actualizando la base de datos del proyecto con los cambios que sufrirá a futuro, desde el cambio de un equipo, hasta la ampliación o renovación del proyecto.


Imagen creada por el autor.


Como puedes ver, el BIM involucra y cubre todas las etapas del ciclo de vida de un edificio, y trasciende del diseño mismo a todas las actividades administrativas y operativas del proyecto. Nos permite así tener una trazabilidad del edificio y tomar las decisiones más convenientes para tener una mejor rentabilidad y disminuir los gastos innecesarios y los imprevistos.

Usos de BIM en el proyecto


Teniendo noción de las dimensiones que cubre la metodología, podemos estudiar entonces los diferentes usos que podemos darle a las herramientas en el desarrollo de nuestros proyectos:


1. Diseño y coordinación:

El diseño de las especialidades se convierte en una tarea más integral al proyectar todos los elementos en 3D. Como arquitectos, podemos comprender mejor la composición de nuestros proyectos, desde la proporción y la sensación espacial, hasta el uso adecuado de la materialidad. Como coordinadores de proyectos, podemos observar las posibles inconsistencias que se nos presentarán en obra, y resolverlas previamente.



Autodesk Revit es el programa más usado en nuestro sector para la modelación 3D y coordinación de especialidades. Si deseas profundizar en el uso de esta potente herramienta, puedes iniciar con uno de nuestros cursos virtuales.


2. Control de obra:

En el inicio de la obra dejaremos de recibir un paquete de planos impresos y empezaremos a recibir el modelo BIM coordinado. Este modelo nos permitirá llevar control preciso de los tiempos de obra, los costos en materiales, prever qué requerimientos necesitamos para iniciar determinada actividad y considerarlo con tiempo de antelación. Junto con la programación, podemos determinar de qué manera debe avanzar la construcción del edificio para ahorrar tiempo y así ajustar nuestras actividades en cada corte de obra.


Navisworks Manage es un software enfocado en los procesos de control de obra mediante el desarrollo 4D y 5D. Si estás interesado en aprender más sobre este programa, puedes tomar nuestro curso virtual de Navisworks Manage.


3. Operación y mantenimiento:

Cuando la obra haya terminado, el constructor hará entrega de un modelo 3D que será un reflejo preciso de lo que se construyó. Podremos tener conocimiento de dónde quedaron todos los equipos del proyecto, por dónde van las redes principales, de qué marca, precio y proveedor es cada elemento y a dónde debemos recurrir cuando haya fallas. Conoceremos los tiempos de garantía y las frecuencias de mantenimiento, y podremos llevar el control de todo esto con base en el modelo que evolucionará según lo requiramos.


4. Renderizado y representaciones 3D:

Cuando solo contábamos con los planos CAD, la creación de un render podía tomar semanas y era un proceso costoso. En la actualidad, los modelos nos permiten extraer una cantidad infinita de renders a medida que avanzamos con los diseños. Se convierten en una herramienta de estudio del diseño y dejan de ser solo un elemento comercial. Pero el render pasa a ser el elemento más sencillo, dado que los modelos nos permiten crear videos de recorridos, e incluso podemos incursionar en el uso de la Realidad Aumentada y la Realidad Virtual para presentar nuestros proyectos y sacar el máximo provecho del diseño.


Twinmotion es un motor de renderizado que se enlaza con los modelos BIM. Mediante este software podemos realizar imágenes fotorrealistas, vídeos, presentaciones, imágenes en 360 grados y recorridos en realidad virtual. Para conocer todas las herramientas que puedes usar de este programa, no dudes en tomar nuestro curso de Twinmotion.


5. Control del Layout comercial:

El modelo BIM nos permite otorgar información a los espacios. De esta manera, sabremos cuánta área rentable tenemos, qué espacios tenemos rentados y por cuanto tiempo, e incluso podemos estudiar la viabilidad de rentar un espacio más pequeño o grande al vincularlo con la base de datos de los promotores comerciales.


6. Estudio energético:

El diseño y la operación se someterán a las adaptaciones eco-amigables y a las nuevas energías. Con el modelado BIM, podemos estudiar las mejores alternativas para que nuestros proyectos ahorren en uso de iluminación artificial, climatización, reutilización de aguas grises, reducción de desperdicio en obra, entre otros.


7. Levantamiento de proyectos:

El BIM no es algo que solo aplique en edificios nuevos. El levantamiento de edificios existentes nos permitirá saber el estado de los proyectos y se convertirá en una herramienta de estudio para la intervención en edificio patrimoniales y en la adecuación de edificios sin diseños vigentes.


8. Automatización:

En la actualidad es más común ver elementos de automatización y seguridad en edificios de todas las proporciones. El enlace del modelo BIM con estas tecnologías permite comprender mejor el comportamiento de los sistemas y los sectores del edificio.


9. CIM (City Information Modeling):

El tema ha generado tanto impacto en la arquitectura que se proyecta a futuro una base de datos que permita analizar no solo el estado de los edificios, sino de la ciudad misma. Una base de datos que contenga información de todos los edificios de una ciudad, y la interrelación entre todos los componentes urbanos.


Como puedes ver, la lista de usos de esta herramienta es bastante extensa, y de seguro habrá más posibilidades de implementación. El modelo 3D al cual estamos acostumbrados a asociar la metodología se convierte en apenas una mínima parte de toda la amplia gama de usos que no solo cambiarán la manera en que construimos los edificios, sino en la forma en que todos interactuamos con éste.


BIM surge a partir de los programas CAD capaces de generar modelos 3D, con el objetivo de intercambiar y centralizar la información de los proyectos en un formato digital universal.

Pero la correcta implementación de la metodología en los futuros proyectos depende de la capacidad de adaptación de las empresas y del deseo de innovación de cada uno de los colaboradores del sector.


¿Y tu empresa cómo se encuentra en cuanto a todo este ámbito? ¿ya decidiste incursionar en el mundo BIM, pero no saber por dónde empezar? No te preocupes, Mayorga arquitectura cuenta con todo el conocimiento y la experiencia para poder asesorarte en la implementación de BIM y en la capacitación de tu personal. ¡No pierdas el chance de ser un pionero del gremio y contáctanos para llevar a tu equipo de trabajo al siguiente nivel!


Sitio original de la imagen de portada.


#BIM #Innovación #UsosBIM #MayorgaArquitectura

226 vistas0 comentarios